Virgen María

ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA, REINA DE LA PAZ

¡María, Madre de Dios y Madre nuestra, Reina de la Paz!
Tú viniste a nosotros para llevarnos a Dios.

Alcánzanos la gracia de no sólo decir:

¡Hágase en mí según Tu voluntad!,

sino vivirla tal como Tú lo hiciste. 

Ponemos en Tus manos nuestras manos, 

a fin de que puedas conducirnos a Jesús 

en medio de todas las aflicciones y pesares. 

Por Cristo, Nuestro Señor. 

Amén. 



Rezar el Credo, 7 Padrenuestros, 7 Avemarías y 7 Glorias...



MAGNIFICAT


Lucas 1, 46-55


Proclama mi alma la grandeza del Señor,

se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador,
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo
y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón.
Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. 
A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.

Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza 
según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahám
y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
como era en principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Amen.


¿Qué se celebra en la Fiesta de la Inmaculada Concepción?



La Fiesta de la Inmaculada Concepción celebra que "María nunca tuvo pecado original, ni siquiera en el momento de su concepción ". No se relaciona con la virginidad de María, sino con el hecho de que permaneció sin mancha y siempre conservó la gracia de Dios.

La iglesia lo aceptó como dogma en el año 1854, en el pontificado de Pio IX. Aunque, la santidad de María y su concepción inmaculada, fue un hecho que desde los primeros cristianos ha sido proclamado. 

El 8 de diciembre se adoptó como fecha para la festividad, considerando que la natividad de la Virgen María es el 8 de septiembre, y son nueve meses de gestación.

Las sagradas escrituras en la Anunciación por medio del ángel Gabriel reconocen las virtudes de María: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo" (Lucas 1,28).

En el catecismo de la iglesia católica (490-493) reconoce que: "Para ser la Madre del Salvador, María fue dotada por Dios con dones a la medida de una misión tan importante"(...) para poder dar el asentimiento libre de su fe al anuncio de su vocación era preciso que ella estuviese poseída por la gracia de Dios.

La resplandeciente santidad del todo singular de la que ella fue enriquecida desde el primer instante de su concepción, le viene toda entera de Cristo: ella es redimida de la manera más sublime en atención a los méritos de su Hijo". El Padre la ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo, más que ninguna otra persona creada. El la ha elegido en él antes de la creación del mundo para ser santa e inmaculada en su presencia, en el amor.

Los padres de la tradición oriental llaman a la Madre de Dios "La toda Santa -Panagia-, la celebran como inmune de toda mancha de pecado y como plasmada por el Espíritu Santo y hecha una nueva criatura. Por la gracia de Dios, María ha permanecido pura de todo pecado personal a lo largo de su vida".



La anunciación del Ángel Gabriel a la Virgen María




Lucas 1, 26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios
a una cuidad de Galilea llamada Nazaret,
a una virgen desposa con un hombre llamado José,
de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.

El ángel, entrando en su presencia, dijo:
-Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.
Ella se turbó ante estas palabras y
se preguntaba qué saludo era aquél.

El ángel le dijo:
-No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. 
Concebirás en tu vientre y darás a luz a un hijo,
y le pondrás por nombre Jesús.
Será grande, se llamará Hijo del Altísimo,
el Señor le dará el trono de David, su padre,
reinará sobre la casa de Jacob para siempre,
y su reino no tendrá fin.

Y María dijo al ángel: 
-¿Cómo será eso, pues no conozco varón?

El ángel le contestó:
-El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra;
por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.
Ahí tienes a tu parienta Isabel, que, a pesar de su vejez,
ha concebido a un hijo, y ya está de seis meses
la que llamaban estéril. 
Porque para Dios nada hay imposible.

María contestó:
-Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.

Y la dejó el ángel.


¡Fiesta de la Virgen de Guadalupe!




Hoy 12 de diciembre celebramos el día de la Virgen Santa de Guadalupe. Como un pequeño homenaje a nuestra Amada Madre, elevamos al cielo esta bella, moderna y alegre serenata "La Guadalupana" en las voces de Emmanuel y Alexander Hacha, con imágenes de la hermosa película "Guadalupe". 



Las palabras de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego





¿No estoy aquí, que soy tu Madre?

¿No estás bajo mi sombra?

¿No soy yo la vida y tu salud?

¿No estás por ventura en mi regazo?

¿Qué más has de menester?


No te apene ni inquiete otra cosa.


Marco Antonio Solis -Himno a la Humildad



Canción dedicada a la Virgen de Guadalupe


Con que gusto venimos
con gran devoción;
a decirte lo que hay
en nuestro corazón.

Hoy es día de fiesta
hasta en el más pequeño rincón.
Hoy se muere el rencor,
y florece el perdón.

Virgencita, milagrosa,
eres Tú la estrella
más hermosa de la creación.

Virgen morena,
Reina de la Esperanza;
hoy te cantamos 
El Himno a la Humildad.

Eres la tierra
donde la fe sembramos,
y cosechamos siempre
de tu bondad.

"A ti venimos madrecita,
con nuestros cuerpos más cansados
que la última ocasión;
pero con un amor tan grande para ti,
que no nos cabe en el corazón.
Porque eres consuelo divino,
luz de todos los caminos.
Gracias por quedarte siempre
con tus fieles peregrinos".

Virgencita adorada
no me quiero ir, 
sin decirte mil gracias
Tú sabes porqué.

Y teniendo el momento,
te quiero pedir:
Por los que de justicia
se mueren de sed.

Virgen morena,
Reina de la Esperanza;
hoy te cantamos 
El Himno a la Humildad.

Eres la tierra donde 
la fe sembramos.
Y cosechamos 
siempre de tu bondad.

Cómo No Amarte -Alfareros


Cómo No Amarte

Letra & Música: Junior Cabrera

Na na na, na na na 

Fue tu humildad lo que agradó a Dios,
Fue tu sencillez y tu devoción
Fue el siempre estar dispuesta,
Por practicar la obediencia
Encontraste gracia delante de Dios

Fue tu humildad lo que agradó a Dios,
Fue el siempre estar dispuesta a servir
Fue tu humildad la que te hizo
La madre de Jesucristo
Diste al mundo un Salvador.

CORO
Cómo no amarte, cómo no amarte
Si llevaste nueve meses ,
En tu vientre a mi Señor
Cómo no amarte, cómo no amarte
Si en tí estuvo tanto tiempo,
Recibiendo de tu amor
Cómo no amarte

Fue tu humildad lo que agradó al Señor
Fue tu sí para las cosas de Dios
Eso hizo que te escogiera
Y por un tiempo proveyeras
Alimento al niño Dios.

CORO


Dios te salve María
Llena eres de gracia
El Señor es contigo
Bendita Tú
Entre todas las mujeres
Y bendito es el fruto
Y bendito es el fruto
De tu vientre

Jesús (8)

Na na na…

Canción Sentimental a La Virgen María de Guadalupe



Marino Restrepo y Kenny Passarelli con la Filarmónica de los Ángeles


Quiero cantarte Morena
una canción sentimental
para mostrarte mi nena
cómo te amo yo a ti

Es la canción de mi alma
Canción del corazón
Es la emoción de mi vida
Ofrenda de mi amor
Poder del corazón

Por lo que fui por lo que vi
Por lo que dicen que yo fui
Por lo que soy por lo que ves
Por lo que dicen que seré

Ayer te vi y no creí
que al verte yo fuera a sentir
Inmenso amor sana ilusión

Vuelve a nacer en mi vida
Cual canto azul al cielo y mar
Vuelve tu amor sonrisa tierna
Cual cuna al niño
Cual pez al mar

Mostrando tierna belleza
Vertiendo un río del sol
Surtiendo vientos y llanos
Vistiendo el mundo de amor
Bordando mi ilusión

Quiero saber por qué será
Que nuestro amor volvió a nacer
No importa más el preguntar
Yo soy feliz y que más da

Quédate aquí no corras más
inútil es el escapar
de nuestro amor lo cierto es

Quiero cantarte Morena
una canción sentimental
para mostrarte mi nena
cómo te amo yo a ti
cómo te amo yo a ti
cómo te amo yo a ti

Mira la estrella, invoca a María -San Bernardo




¡Oh! tú, quien quiera que seas, que te sientes lejos de tierra firme, arrastrado por las olas de este mundo, en medio de las borrascas y tempestades, si no quieres zozobrar, no quites los ojos de la luz de esta estrella, invoca a María.

Si el viento de las tentaciones se levanta, si el escollo de las tribulaciones se interpone en tu camino, mira la estrella, invoca a María.

Si eres balanceado por las agitaciones del orgullo, de la ambición, de la murmuración, de la envidia, mira la estrella, invoca a María.

Si la cólera, la avaricia, los deseos impuros sacuden la frágil embarcación de tu alma, levanta los ojos hacia María.

Si, perturbado por el recuerdo de la enormidad de tus crímenes, confuso antes las torpezas de tu conciencia, aterrorizado por el miedo del Juicio, comienzas a dejarte arrastrar por el torbellino de tristeza, a despeñarse en el abismo de la desesperación, piensa en María.

En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María.

Que su nombre nunca se aparte de tus labios, jamás abandone tu corazón; y para alcanzar el socorro de su intercesión, no descuides los ejemplos de su vida.

Siguiéndola no te extraviarás, rezándole no desesperarás, pensando en Ella evitarás todo error.

Si Ella te sustenta no caerás; si Ella te protege nada tendrás que temer; si Ella te conduce no te cansarás; si Ella te es favorable alcanzarás el fin. 

Y así verificarás, por tu propia experiencia, con cuánta razón fue dicho: “Y el nombre de la Virgen era María”.

(San Bernardo, “Super missus”, 2ª homilía, 17)


Amada Mujer: Jon Carlo y Estación Cero






Amada mujer, mí dulce regalo 
Le debo la vida a quien me puso en tus brazos.
Amada mujer, bendición del cielo 
Me miro en tus ojos y me siento tan pequeño. 

Quien pudo ser tan grande para dar tanto amor 
Para que entre su vientre se plantara una flor 
Para que con su llanto se pidiera perdón. 

Se llama María, María, María, María (3 veces)
Se llama María, María la de cielo eres you you 

Amada mujer llena eres de gracia 
Tu vida un motivo y de la mía la fragancia 
Amada mujer, bendición del cielo 
Me miro en tus ojos y me siento tan pequeño. 

Quien pudo ser tan grande para dar tanto amor 
Para que entre su vientre se plantara una flor 
Para que con su llanto se pidiera perdón. 
Se llama María, María, María, María (3 veces)
Se llama María, María la de cielo eres you you 

Quien pudo ser tan grande para dar tanto amor 
Para que entre su vientre se plantara una flor 
Para que con su llanto se pidiera perdón. 
Se llama María, María, María, María (3 veces)

Si hay tormenta en mi vida, Tú eres calma 
Y como estrella en mi vida quiero que Tú estés
Como la niebla que se duerme en mi ventana 
eso eres Tú para mí y que más puedo decir (Bis)


Promesas de la Virgen María del Rosario



1. Quien rece constantemente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.

2. Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.

3. El Rosario es el escudo contra el infierno, destruye el vicio, libra de los pecados y abate las herejías.

4. El Rosario hace germinar las virtudes para que las almas consigan la misericordia divina. Sustituye en el corazón de los hombres el amor del mundo con el amor de Dios y los eleva a desear las cosas celestiales y eternas.

5. El alma que se me encomiende por el Rosario no perecerá.

6. El que con devoción rece mi Rosario, considerando sus sagrados misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá de muerte desgraciada, se convertirá si es pecador, perseverará en gracia si es justo y, en todo caso será admitido a la vida eterna.

7. Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin los Sacramentos.

8. Todos los que rezan mi Rosario tendrán en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia y serán partícipes de los méritos bienaventurados.

9. Libraré bien pronto del Purgatorio a las almas devotas a mi Rosario.

10. Los hijos de mi Rosario gozarán en el cielo de una gloria singular.

11. Todo cuanto se pida por medio del Rosario se alcanzará prontamente.

12. Socorreré en sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.

13. He solicitado a mi Hijo la gracia de que todos los cofrades y devotos tengan en vida y en muerte como hermanos a todos los bienaventurados de la corte celestial.

14. Los que rezan Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.

15. La devoción al Santo rosario es una señal manifiesta de predestinación de gloria.


La fe de María: Son By Four -Itála Rodriguez



La fe de María 

Autor: Son By Four, intérprete ïtala Rodriguez.

Que hubiese pasado
Si ella hubiese dicho que no,
o ignorado, o dilatado,
el anuncio de tu ángel de amor.
En cambio creyó, en tu palabra
Y se hizo tu esclava, en un acto perfecto y de fe.
Y hoy, quiero ser como ella
Y amarte aunque duelan,
las espinas y el camino de la cruz.

Dame la fe, Señor, la fe de María
Para decirte sí, oh sí, un sí sin medidas
Dame la fe, Señor, la fe de María
Para renunciar a mí y entregarte mi vida.

Aunque traspasaron con una espada su corazón
Y su alma lloró, el dolor de tus heridas
A los pies del madero se quedó
Y hoy ella es nuestra Reina y Señora
Y Tú nos incorporas a tu eterna familia de amor
Y yo en tu amor quiero permanecer, postrado a tus pies
Es lo único que un día llevaré.

Dame la fe, Señor, la fe de María
Para decirte sí, oh sí, un sí sin medidas
Dame la fe, Señor, la fe de María
Para renunciar a mí y entregarte mi vida.




María Es Esa Mujer: Cesareo Gabaraín





¿Quién será la mujer que a tantos inspiró poemas bellos de amor?
le rinden honor la música y la luz, el mármol, la palabra y el color.

¿Quién será la mujer que el rey y el labrador invocan en su dolor?
el sabio, el ignorante, el pobre y el señor, el santo al igual que el pecador.

María es esa mujer que desde siempre el Señor se preparó.
Para nacer como una flor en el jardín que a Dios enamoró.

¿Quién será la mujer radiante como el sol, vestida de resplandor?
La luna a sus pies, el cielo en derredor, y ángeles cantándole su amor...

¿Quién será la mujer humilde que vivió en un pequeño taller?
Amando sin milagros, viviendo de su fe, la esposa siempre alegre de José.

María es esa mujer que desde siempre el Señor se preparó.
Para nacer como una flor en el jardín que a Dios enamoró.


Consagración a la Virgen María



¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía Yo me ofrezco enteramente a ti y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día: mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser.
Ya que soy todo tuyo Oh Madre de bondad, guárdame y defiéndeme como a pertenencia y posesión tuya.
Amén.


Virgen Dolorosa - Ines de Viaud



Virgen del dolor
Virgen del amor
Cuanto perdón
Cuanto perdón
Enséñame María a perdonar
con el amor que perdonaste Tú
Que viendo a tu hijo con dolor
pidiendo para los hombres perdón
Callaste, callaste
y con amor aceptaste su dolor (Bis)

Refúgium peccatórum
Stella matutína
Virgo fidélis
Regina pacis
Madre del sufrimiento
consuelo a nuestro dolor
causa de nuestra alegría
vaso espiritual.
Enséñame María a perdonar
con el amor que perdonaste Tú
Que viendo a tu hijo con dolor
pidiendo para los hombres perdón
Callaste, callaste,
y con amor aceptaste su dolor (Bis)



Oración a Nuestra Señora de la Sonrisa

Oración para sanación interior, compuesta por la Madre Adela Galindo

Tierna Madre, sonríe en nuestros corazones y sánanos. Tu sonrisa materna sana porque es un reflejo de tu amor inmaculado y materno. Sonríe con la dulce potencia de tu amor materno y sana nuestros corazones para que conozcamos el amor, para recibir el amor, para experimentar el amor, para vivir la senda del amor y para comunicar libremente el amor que recibimos.

Sonríe en lo más profundo de nuestros corazones y trae sanación a nuestras heridas. Sonríe en nuestros corazones y sana las heridas en nuestra humanidad. Sonríe y haznos tener perfecta comunión de mente, corazón, cuerpo y alma.

Sonríe, Madre, y sánanos con tu amor. Sonríenos y expulsa todos nuestros miedos y ansiedades. Sonríe Madre, y sánanos de todo lo que aprisiona al amor en nuestros corazones. Sonríe a nuestras mentes y sana las memorias que hieren la visión del amor. 

Sonríe a nuestros corazones y sana las experiencias que nos han endurecido y nos han hecho huir del amor. Sonríenos con tu amor materno y sabiéndonos amados por ti, sánanos de todos los miedos y heridas que nos impiden amar libre y generosamente. 

Sonríe Oh Madre, y con la luz de tu rostro materno, sana nuestros cuerpos de toda la falta de transparencia en comunicar el lenguaje del amor. Sonríe, Oh Madre Inmaculada, a nuestras almas y sánanos de todo lo que esta herido en nuestra comunión de amor con la Santísima Trinidad.

Sonríe, Madre, sonríe con tu amor, en los lugares mas profundos de nuestros corazones y sánanos, para que restaurados y libres, podamos conocer lo profundo, lo ancho, lo largo y lo alto del amor de Dios; para que podamos vivir en perfectos lazos de amor con otros corazones y podamos ser ardientes testigos del amor en el Corazón de la Iglesia.

Sonríe, Santísima Madre...Sonríenos y sonríe por nosotros. Una sola sonrisa de tu Corazón Materno sanará nuestros corazones!

Nuestra Señor de la Sonrisa, ruega por nosotros.
Santa Teresita de Lisieux, ruega por nosotros.




Ave María de Fátima - 13 de Mayo



El 13 de mayo 
la Virgen María
bajó de los cielos
a Cova de Iria.
Ave, Ave, Ave María.(Bis)

A tres pastorcitos
la Madre de Dios
descubre el misterio
de su Corazón.
Ave, Ave, Ave María.(Bis)

«Haced penitencia,
haced oración,
por los pecadores
implorad perdón»

«El Santo Rosario
constantes rezad
y la paz del mundo
el Señor dará»
Ave, Ave, Ave María.(Bis)

De vuestros hijitos
¡Oh Madre! escuchad
la tierna plegaria
y dadnos la paz.
Ave, Ave, Ave María.(Bis)

Con su gran encanto
se ofrece María
¡Qué bella¡ y qué pura!
en Cova de Iria.
Ave, Ave, Ave María.(Bis)


« » Mensajes de la Virgen María en Fátima

Consagración a María Auxiliadora

¡Oh Santísima e Inmaculada Virgen María, tiernísima Madre nuestra y poderoso Auxilio de los Cristianos! Nosotros nos consagramos enteramente a tu dulce amor y a tu santo servicio. Te consagramos la mente con sus pensamientos, el corazón con sus afectos, el cuerpo con sus sentidos y con todas sus fuerzas, y prometemos obrar siempre para la mayor gloria de Dios y la salvación de las almas.

Tú, pues, ¡oh Virgen incomparable! que fuiste siempre Auxilio del Pueblo Cristiano, continúa, por piedad, siéndolo especialmente en estos días. Humilla a los enemigos de nuestra religión y frustra sus perversas intenciones. Ilumina y fortifica a los obispos y sacerdotes y tenlos siempre unidos y obedientes al Papa, maestro infalible; preserva de la irreligión y del vicio a la incauta juventud; promueve las vocaciones y aumenta el número de los ministros, a fin de que, por medio de ellos, el reino de Jesucristo se conserve entre nosotros y se extienda hasta los últimos confines de la tierra.

Te suplicamos ¡oh dulcísima Madre! que no apartes nunca tu piadosa mirada de la incauta juventud expuesta a tantos peligros, de los pobres pecadores y moribundos y de las almas del Purgatorio: sé para todos ¡oh María! dulce Esperanza, Madre de Misericordia y Puerta del Cielo.

Te suplicamos, gran Madre de Dios, que nos enseñes a imitar tus virtudes, particularmente la angelical modestia, la humildad profunda y la ardiente caridad, a fin de que, por cuanto es posible, con tu presencia, con nuestras palabras y con nuestro ejemplo, representemos, en medio del mundo, a tu Hijo, Jesús, logremos que te conozcan y amen y podamos, llegar a salvar muchas almas.


Haz, ¡oh María Auxiliadora! que todos permanezcamos reunidos bajo tu maternal manto; haz que en las tentaciones te invoquemos con toda confianza; y en fin, el pensamiento de que eres tan buena, tan amable y tan amada, el recuerdo del amor que tienes a tus devotos, nos aliente de tal modo, que salgamos victoriosos contra el enemigo de nuestra alma, en la vida y en la muerte, para que podamos formarte una corona en el Paraíso. Así sea

Iglesia Aprueba Apariciones de la Virgen María en Argentina


El obispo, Mons. Héctor Cardelli emitió un comunicado donde tras doce años de estudio de los sucesos, ratifica el carácter sobrenatural de las apariciones de la Virgen María en la advocación de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás, al norte de la provincia de Buenos Aires.

La historia cuenta que en el año 1983 los rosarios en varios hogares de San Nicolás comenzaron a iluminarse. El 24 de septiembre Gladys Quiroga de Motta vio que el rosario que tenía colgado en su habitación se iluminaba. Al día siguiente, 25 de septiembre, la mujer rezaba nuevamente el Santo Rosario cuando vio a la Santísima Virgen María, con el Niño en brazos. Ante las dudas que la asaltaron decidió guardar silencio y no decir nada a nadie.

Posteriormente, informó a la Iglesia que comenzó a estudiar con cautela los hechos. La mujer recibió los estimas y diferentes apariciones de la Santísima Virgen. En una de ellas, la Virgen le muestra a la vidente una imagen de madera de la Virgen  con el niño Jesús en sus brazos.

Al narrarle al sacerdote los hechos reconoció que una imagen similar había estado expuesta en varios lugares de la Catedral de San Nicolás; por su deterioro había sido almacenada en el campanario de la iglesia. La imagen contaba con más de 200 años, había sido traída desde Roma y estaba bendecida por el Papa León XIII, pero por su mal estado permanecía en espera de restauración.

La Virgen pidió que la imagen fuera reparada y venerada bajo el nombre de : Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás. En nuevas apariciones, indicó a la vidente un sitio llamado "El Campito" para edificar un gran santuario, el cual está en construcción. Miles de peregrinos van a visitarlo obteniendo cientos de gracias. 

La Santísima Virgen pide en sus mensajes la conversión, la oración del Santo Rosario, regresar a los Sacramentos de la Confesión y la Eucaristía. Nos invita a convertirnos en este tiempo de gracia que el Señor nos regala.

¡ Bendita Nuestra Madre María que nunca nos deja solos !

Dulzura de los Ángeles


(de la liturgia bizantina)

Dulzura de los ángeles, alegría de los afligidos, 

abogada de los cristianos, Virgen madre del Señor, protégeme y sálvame de los sufrimientos eternos.

María, purísimo incensario de oro, que ha contenido a la Trinidad excelsa; en ti se ha complacido el Padre, ha habitado el Hijo, y el Espíritu Santo, que cubriéndote con su sombra, Virgen, te ha hecho madre de Dios.

Nosotros nos alegramos en ti, Theotókos; tú eres nuestra defensa ante Dios. Extiende tu mano invencible y aplasta a nuestros enemigos. Manda a tus siervos el socorro del cielo.


Amén.



Oración para amar más a la Virgen María




¡María, tú robas los corazones!
Señora, que con tu amor y tus beneficios
robas los corazones de tus siervos,
roba también mi pobre corazón
que tanto desea amarte.
Con tu belleza has enamorado a Dios
y lo has atraído del cielo a tu seno.
¿Viviré sin amarte, madre mía?
No quiero descansar hasta estar cierto
de haber conseguido tu amor,
pero un amor constante y tierno
hacia ti, madre mía,
que tan tiernamente me has amado
aun cuando yo era tan ingrato.
¿Qué sería de mí, María,
si tú no me hubieras amado
e impetrado tantas misericordias?
Si tanto me has amado cuando no te amaba,
cuánto confío en tu bondad ahora que te amo.

Te amo, madre mía,
y quisiera un gran corazón que te amara
por todos los infelices que no te aman.
Quisiera una lengua
que pudiera alabarte por mil,
y dar a conocer a todos tu grandeza,
tu santidad, tu misericordia
y el amor con que amas a los que te quieren.
Si tuviera riquezas, 
todas quisiera gastarlas en honrarte.
Si tuviera vasallos,
a todos los haría tus amantes.
Quisiera, en fin, si falta hiciera,
dar por ti y por tu gloria hasta la vida.

Te amo, madre mía, pero al tiempo
temo no amarte cual debiera
porque oigo decir que el amor
hace, a los que se aman, semejantes.
Y si yo soy de ti tan diferente,
triste señal será de que no te amo.
¡Tú tan pura y yo tan sucio!
¡Tú tan humilde y yo tan soberbio!
¡Tú tan santa y yo tan pecador!
Pero esto tú lo puedes remediar, María.
Hazme semejante a ti pues que me amas.
Tú eres poderosa para cambiar corazones;
toma el mío y transfórmalo.
Que vea el mundo lo poderosa que eres
a favor de aquellos que te aman.
Hazme digno de tu Hijo, hazme santo.
Así lo espero, así sea

Ave María -Verbum Panis







¡Ave María!
¡Ave!
¡Ave María!
¡Ave!

Madre de la espera y mujer de la esperanza
Ora pro nobis

Madre de sonrisa y mujer de los silencios
Ora pro nobis

Madre de frontera y mujer apasionada
Ora pro nobis

Madre del descanso y mujer de los caminos
Ora pro nobis

¡Ave María!
¡Ave!
¡Ave María!
¡Ave!

Madre del respiro y mujer de los desiertos
Ora pro nobis

Madre del ocaso y mujer de los recuerdos
Ora pro nobis

Madre del presente y mujer de los retornos
Ora pro nobis

Madre del amor y mujer de la ternura
Ora pro nobis

¡Ave María!
¡Ave!
¡Ave María!
¡Ave!


Soy la esclava del Señor - Jorge Robledo Ortíz





(Del poeta Colombiano Jorge Robledo Ortíz )

Antes que el árbol de la Cruz
Y que la lumbre del Amor,
Yo era la savia de la luz
Y "Soy la esclava del Señor"

Antes que el tiempo y la distancia,
Antes que el tacto y el color,
Yo era la eterna consonancia
Y "Soy la esclava del Señor"

Antes que el "fiat" en el vacío,
Antes que el polen y la flor,
Yo era la cuna del rocío
Y "Soy la esclava del Señor"

Antes que el lirio de la Aurora
Sobre su tallo de candor,
Yo era su eterna tejedora
Y "Soy la esclava del Señor"

Antes que el cosmos floreciera
Bajo las leyes de su Autor
Yo era su dulce jardinera
Y "Soy la esclava del Señor"

Antes que el mundo y que su cielo
Y que el collado y su verdor,
Yo estaba al norte del anhelo
Y "Soy la esclava del Señor"

Antes que el agua de los mares
Y antes que el ritmo leñador,
Yo era "el Cantar de los Cantares"
Y "Soy la esclava del Señor"

Antes que el ritmo, antes que el nido
Y que el lucero y que el rubor,
Yo era el arrullo en un latido
Y "Soy la esclava del Señor"

Antes que el campo de labranza
Y antes que el hombre y su dolor,
Yo era una gota de esperanza
Y "Soy la esclava del Señor"

Antes que el río de la ausencia
Y que la espina y su rigor,
Yo era un vendaje en la conciencia
Y "Soy la esclava del Señor"

Antes que el Niño Carpintero
Y antes del Hombre Redentor,
Yo era la Madre del Cordero
Y "Soy la esclava del Señor"

Reina de todo lo existente,
Virgen y entraña del Amor,
Yo soy la estrella del Oriente
Y "Soy la esclava del Señor"

Asunta en gracia y en belleza,
Deleite y sangre del Creador
Soy la raíz de la Realeza
Y "Soy la esclava del Señor"

Fuerza Motriz del Plan Divino,
Su claro Norte y su Ecuador,
Soy la Señora del Destino
Y "Soy la esclava del Señor"


María, Reina del Cielo - Euangelus




María, Reina del cielo

María, Reina del cielo,
Reina de los ángeles,
Reina de los pobres.

María, nube del desierto,
Arca de la Alianza,
Inmaculada y Santa,
Ruega por nosotros.

Santa María, ruega por nosotros
Santa María, que somos pecadores
Santa María, ahora y en la hora
Santa María, de nuestra muerte.

María, dulce refugio,
Que cubres con tu manto
al pobre y afligido.

Maria, Hija y Madre fiel,
Tú nos enseñaste 
el camino hacia tu Hijo,
Ruega por nosotros.

Santa María, ruega por nosotros
Santa María, que somos pecadores
Santa María, ahora y en la hora
Santa María, de nuestra muerte
Amén, Amén.


Mira la estrella, invoca a María - San Bernardo




¡Oh! tú, quien quiera que seas, que te sientes lejos de tierra firme, arrastrado por las olas de este mundo, en medio de las borrascas y tempestades, si no quieres zozobrar, no quites los ojos de la luz de esta estrella, invoca a María.

Si el viento de las tentaciones se levanta, si el escollo de las tribulaciones se interpone en tu camino, mira la estrella, invoca a María.

Si eres balanceado por las agitaciones del orgullo, de la ambición, de la murmuración, de la envidia, mira la estrella, invoca a María.

Si la cólera, la avaricia, los deseos impuros sacuden la frágil embarcación de tu alma, levanta los ojos hacia María.

Si, perturbado por el recuerdo de la enormidad de tus crímenes, confuso ante las torpezas de tu conciencia, aterrorizado por el miedo del Juicio, comienzas a dejarte arrastrar por el torbellino de tristeza, a despeñarse en el abismo de la desesperación, piensa en María.

En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María.

Que su nombre nunca se aparte de tus labios, jamás abandone tu corazón; y para alcanzar el socorro de su intercesión, no descuides los ejemplos de su vida.

Siguiéndola no te extraviarás, rezándole no desesperarás, pensando en Ella evitarás todo error.

Si Ella te sustenta no caerás; si Ella te protege nada tendrás que temer; si Ella te conduce no te cansarás; si Ella te es favorable alcanzarás el fin.

Y así verificarás, por tu propia experiencia, con cuánta razón fue dicho: “Y el nombre de la Virgen era María”.


(San Bernardo, “Super missus”, 2ª homilía, 17)


¿María Sabías Qué? -Yuli & Josh


Autores: Mark Lowry - Buddy Greene
Intérpretes: Yuli & Josh

¿María, sabias qué tu Hijo Jesús andaría sobre el agua?
¿María, sabias qué tu Hijo Jesús salvaría nuestras vidas?
¿Sabias qué tu Hijo Jesús ha venido a renovar
las fuerzas de aquellos que no pueden continuar?

¿María, sabias qué tu Hijo Jesús daría vista al ciego?
¿María, sabias qué tu Hijo Jesús calmaría la tormenta?
¿Sabias qué, tu Hijo Jesús desde el cielo descendió?
Y cuando besas sus mejillas besas el rostro de Dios.

El ciego verá, el sordo oirá, la paz se brindará,
El cojo andará, el mudo dirá alabanzas al Señor.

¿María, sabias qué tu Hijo Jesús es el Hijo de Dios?
¿María, sabias qué tu Hijo Jesús sanará todo dolor?
¿Sabias qué, tu Hijo Jesús desde el cielo descendió?
El bebé que está en tus brazos es el gran YO SOY.


Memorare: Oración a la Santísima Virgen María


Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio y reclamando Vuestro Socorro, haya sido desamparado por Vos.

Animado por esta confianza, a Vos acudo, oh Madre, Virgen de las Vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante Vos.

Oh Madre de Dios, no desechéis mis súplicas ante la necesidad, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. 


Amén.


Oración para invocar el nombre de María



¡Madre de Dios y Madre mía María!
Yo no soy digno de pronunciar tu nombre;
pero tú que deseas y quieres mi salvación,
me has de otorgar, aunque mi lengua no es pura,
que pueda llamar en mi socorro
tu santo y poderoso nombre,
que es ayuda en la vida y salvación al morir.
¡Dulce Madre, María!
haz que tu nombre, de hoy en adelante,
sea la respiración de mi vida.
No tardes, Señora, en auxiliarme
cada vez que te llame.
Pues en cada tentación que me combata,
y en cualquier necesidad que experimente,
quiero llamarte sin cesar; ¡María!
Así espero hacerlo en la vida,
y así, sobre todo, en la última hora,
para alabar, siempre en el cielo tu nombre amado:
“¡Oh clementísima, oh piadosa,
oh dulce Virgen María!”
¡Qué aliento, dulzura y confianza,
qué ternura siento
con sólo nombrarte y pensar en ti!

Doy gracias a nuestro Señor y Dios,
que nos ha dado para nuestro bien,
este nombre tan dulce, tan amable y poderoso.
Señora, no me contento
con sólo pronunciar tu nombre;
quiero que tu amor me recuerde
que debo llamarte a cada instante;
y que pueda exclamar con san Anselmo:
“¡Oh nombre de la Madre de Dios,
tú eres el amor mío!”

Amada María y amado Jesús mío,
que vivan siempre en mi corazón y en el de todos,
vuestros nombres salvadores.
Que se olvide mi mente de cualquier otro nombre,
para acordarme sólo y siempre,
de invocar vuestros nombres adorados.

Jesús, Redentor mío, y Madre mía María,
cuando llegue la hora de dejar esta vida,
concédeme entonces la gracia de deciros:
“Os amo, Jesús y María;
Jesús y María,
os doy el corazón y el alma mía”.



Oración de Santa Teresita a la Virgen María




Para que una hija pueda a su madre querer,
es necesario que ésta sepa llorar con ella,
que con ella comparta sus penas y dolores.
¡Oh dulce Reina mía!, cuántas y amargas lágrimas
lloraste en el destierro para ganar mi corazón.
¡Oh Reina! Meditando tu vida tal como describe el Evangelio,
yo me atrevo a mirarte y hasta a acercarme a ti.
No me cuesta creer que soy tu hija, 
cuando veo que mueres, 
cuando veo que sufres como yo.






Oración Bendita Sea Tu Pureza




100 Años Fátima: Por fin mi inmaculado Corazón Triunfará


¡Salve María! 

El 13 de mayo del 2017 se celebra el centenario de la Apariciones de la Virgen María en Fátima. Para festejar el acontecimiento más importante del siglo XX, los Caballeros de la Virgen comparten un libro en formato pfd titulado: Fátima: Por fin, mi inmaculado corazón triunfará.

El amor de los Heraldos del Evangelio se siente en cada una de sus páginas; en donde un diseño hermoso y esmerado intenta resaltar la belleza de "La Linda Señora", como lo expresaba la pequeña Jacinta después de su primer encuentro con la Virgen.

Los tres secretos de la Virgen de Fátima siguen vigentes, hoy más que nunca, cuando diariamente la iglesia es atacada, cientos de cristianos son mártires de las persecusiones contra la verdadera iglesia de Jesucristo y el mal parece reinar en los corazones de los hombres. Pero Fátima, nos trae un mensaje alentador que es importante conocer y difundir.


Para tener el libro puede visitar la página de la Campaña de los Caballeros de la Virgen , registrar sus datos e inmediatamente descargarlo de forma gratuita.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario